Putin y su puta guerra

Rusia invade Ucrania

Después de años de una larga pandemia que la humanidad sobrevivió, cuando comenzábamos a pensar que todo iba por fin a mejorar, comienza el año con una guerra inútil, como cualquier otra, sin sentido; en donde el dinero es el único objetivo, y como muestra de esto es la reciente exigencia de Putin de cobrar todas las transacciones de gas ruso en Rublo, que desde el inicio de la guerra había ya perdido su valor un 40% y mostrando ya un incremento del 5% desde el inicio de la arbitraria decisión, para desestabilizar así el Euro y el Dólar, monedas de lo que el dictador considera hostiles, y exigiendo a Occidente modere las sanciones contra el país ruso por la reciente invasión a Ucrania, que no es otra cosa que lo que vulgarmente se le llama «una vulgar muestra de poder»: la obsesión de todo político.

  Cambio climático, delincuencia organizada, terrorismo, corrupción, tráfico de personas, etc. Y yo me hago una pregunta: no estará este mundo ya demasiado masculinizado? No será que falta un poco ( o mucho) de energía femenina para equilibrar el orden mundial? Creo que no le caería nada mal a éste mundo otra perspectiva, una de no competir, sino de compartir, no de destruir, de crear, pues en tan sólo unos miles de años de historia el planeta en manos del poder masculino va directo a la extinción masiva de la humanidad, entre guerras, armas químicas y bacteriológicas, religiones, fronteras, todas manifestaciones de la intocable hegemonía patriarcal.

La guerra como negocio, monopolio de los políticos.

  Dicen que actualmente se cuenta con armamento atómico suficiente para acabar con el planeta catorce veces, cuando según cifras de la ONU existen 811 millones de personas que padecen hambre, lo que es una décima parte de la humanidad: no es ridículo el poder destructivo actual con el que cuentas los estados? Con lo que implica el gasto militar mundial bien se podría acabar con el hambre para siempre y de una vez, pero nuestra cultura de egoísmo nos hace ser nuestro único y peor enemigo.

  Según el pacifista español Pepe Beúnza, con lo que cuestan dos misiles Tomahawk se puede construir un colegio: algún político propuso ya la iniciativa de invertir el gasto militar en gasto social? Nadie aún…?

  Y como la historia nos ha enseñado una y otra vez, los políticos son los únicos grandes ganadores de la guerra, así como los vendedores de armas; y quienes siempre pierden son los civiles, por eso, desde éste espacio decimos NO A LA GUERRA!! 

  Si desean apoyar a la causa de Ucrania, desde aquí pueden hacerlo, pues como todos sabemos, día a día los recursos se acaban, y el hambre como las armas mata; pero otra cosa que también mata es nuestra indiferencia.

 

NO A LA GUERRA!!

Fredy Rodríguez es artista gráfico.

Frida Cano. Lectora, animalista y blogger.

Te ha gustado este blog? Con tu aportación ayudas a seguirlo actualizando, nos invitas un café?

Buy Me a Coffee at ko-fi.com